Se publica la primera norma a nivel mundial sobre Lectura Fácil

Se publica la primera norma a nivel mundial sobre Lectura Fácil

La Asociación Española de Normalización (UNE, anteriormente AENOR) ha publicado la norma experimental “UNE 153101 EX: Lectura fácil. Pautas y recomendaciones para la elaboración de documentos.”


Este documento es ya un referente mundial por ser la primera norma técnica a escala mundial relacionada con la Lectura Fácil. Y, ¿en qué consiste? Es un documento normativo que especifica los requisitos y recomendaciones para la elaboración, creación y validación de documentos en Lectura Fácil.

¿Qué es la Lectura Fácil?

La Lectura Fácil es un método de accesibilidad cognitiva que recoge un conjunto de pautas y recomendaciones relativas a la redacción de textos, al diseño, maquetación de documentos y a la validación de la comprensibilidad de los mismos, destinado a hacer accesible la información a las personas con dificultades de comprensión lectora.

Esta metodología pretende garantizar la comprensión de los textos escritos por todas las personas. No sólo se benefician las personas con dificultades derivadas de discapacidad intelectual o auditiva, trastorno mental o del lenguaje, daño cerebral, proceso de envejecimiento, bajo nivel de alfabetización o desconocimiento del idioma, entre otras, sino al conjunto de la sociedad en muchas de sus publicaciones.

¿Qué pretende esta primera norma sobre Lectura Fácil?

En primer lugar, es fundamental entender que, como se indica en el texto, la Lectura Fácil forma parte de una estratégica global cuyo objetivo es facilitar la accesibilidad, eliminando las barreras en la comprensión, interacción y uso de productos y servicios en los diferentes entornos, garantizando así la accesibilidad universal, el diseño para todos y la igualdad de oportunidades.

Esta norma trata de reordenar y estructurar las pautas y recomendaciones que se ha recogido en anteriores publicaciones de referencia como “Información para todos” de Inclusion Europe o “Lectura fácil: métodos de redacción y evaluación” elaborado por el Real Patronato sobre discapacidad, entre otras.

En la elaboración de esta norma han participado numerosas entidades y expertos de distintas disciplinas, presididas por CEAPAT (Centro de Referencia Estatal de Autonomía Personal y Ayudas Técnicas) y vicepresidida por la Fundación ONCE. Además, Plena Inclusión Madrid ha participado activamente dentro del grupo de trabajo creado para la redacción de esta norma.

La clave del éxito: los validadores

Esta nueva normativa destaca, entre otras cosas, por su apartado dedicado a la fase de validación la cual debe llevarse a cabo gracias a un equipo de personas con discapacidad intelectual formadas para tal efecto, denominados validadores, que deben estar coordinados por el dinamizador. Tanto Plena Inclusión Madrid como Accedes valoramos positivamente que la normativa haya recogido la necesidad de que los textos adaptados a lectura fácil cuenten con la validación de las propias personas con problemas de comprensión lectora, a quienes se les debe considerar imprescindibles en la realización de esta tarea y además, como trabajadores en esta materia deben ser remunerados como tal.

Desde 2013, Accedes cuenta con un equipo experto y formado para la realización de validaciones, que revisan y dan el visto bueno a las adaptaciones a Lectura Fácil. La cartelería de la Senda Soto Bayona de Titulcia o la Guía del Servicio Atendo de Renfe son algunos de los trabajos en los que este equipo ha trabajado para su validación, siendo este último seleccionado como práctica admirable en el I Congreso de Accesibilidad Cognitiva de Cáceres 2017.